Respuestas a la pregunta de la semana anterior



Sé buen trabajador y honrado

Inicio
Del lector
Opinión semana
Pregunta semana
Archivos
¿Quién soy?

PREGUNTA DE LA SEMANA: ¿LOS LÍDERES SABEN PARA DONDE VAN?

¿Por qué se duda de que los líderes políticos, sociales, económicos, religiosos, sindicales, tengan claro hacia donde conducen este país?

Estimado Hernán:
Con el gusto y afecto habituales, le hago llegar este breve artículo de colaboración para El Correo de la Ética con motivo de su pregunta para esta semana sobre el escepticismo que inspiran los líderes de diversa jaez.

PRINCIPIO DE REALIDAD ANTE TODO

Carlos Eduardo de Jesús Sierra Cuartas
Profesor Asociado, Universidad Nacional de Colombia
Magíster en Educación Superior, Pontificia Universidad Javeriana

No resulta exagerado en modo alguno afirmar que “líder” es una de esas palabras que reclaman borrón y cuenta nueva con el fin de que puedan recuperar la capacidad transformadora del mundo que alguna vez tuvieron. Por desgracia, en el mundo actual, le dicen “líder” a cualquier pelafustán (o pelafustana) carente de los debidos y suficientes niveles intelectuales y morales, en muy marcado contraste con líderes de verdad, de esos con real enjundia, líderes como Jesús de Nazareth, Francisco de Asís, Ignacio de Loyola y Mahatma Gandhi. Por tanto, resulta inevitable que esos líderes de mentiritas tan solo inspiren el más hondo e intenso de los escepticismos. Sencillamente, esto es una consecuencia inevitable del principio de realidad, pues, al fin y al cabo, no hay que llamarse a engaños. Por ejemplo, a lo largo de los años, he visto pasar a numerosas personas por cargos como rectores, vicerrectores, decanos, vicedecanos, directores de departamento, gerentes, jefes de investigación y desarrollo, etcétera. Incluso, no han faltado entre estas personas quienes blasonan acerca del pretendido liderazgo que iba a caracterizar su ejercicio administrativo en equis o ye cargo. Empero, sus gestiones han dejado bastante que desear las más de las veces, por lo que cabe aplicarles al pie de la letra cierta sentencia latina: Parturiunt montes, nascetur ridiculus mus. O sea, el parto de los montes. O, en otras palabras, mucho ruido y nada de nueces. En fin, como bien dice mi médico favorito, Gregory House: “Solo hay algo peor que las personas tontas, las personas tontas que no saben que son tontas”.
Por lo demás, un país, como sistema complejo que es, no admite ni los pésimos diagnósticos, ni los burdos intentos de conducción, llevados a cabo con una inútil mentalidad de especialistas, con el síndrome del caballo cochero, que tanto solemos ver en los pretendidos líderes de diversa jaez, lo cual explica también los enormes traspiés de éstos en asuntos de prospectiva. Más aún, es una verdadera rareza dar con verdaderos líderes que sean capaces de razonar, tomar decisiones y actuar con base en un pensamiento holístico y sistémico por excelencia, que les quepa en la cabeza tanto el país como el mundo.
En fin, necesitamos verdaderos líderes en el mundo de hoy, sumido en una crisis civilizatoria sin precedentes y ad portas del colapso.
Un saludo cordial.
Carlos Eduardo de Jesús Sierra Cuartas.


¿Por qué se duda de que los líderes políticos, sociales, económicos, religiosos, sindicales, tengan claro hacia donde conducen este país?

Porque una cosa es la apreciación de ellos y otra la de quienes están viviendo la realidad del pueblo.
Mientras el Dane y el Banco hablan de mejor año, el que trabaja de a pie tiene la percepción de lo duro que fue para el pasar el año; en ese orden de ideas es como se mide la credibilidad en la coherencia o en la concordancia entre lo dicho y la realidad

JUAN CARLOS GAVIRIA HINCAPIÉ


 

CORRECCION DE TEXTOS

Pulse aquí para ver la hoja de vida profesional que respalda nuestro ofrecimiento.

Pulse aquí para solicitar cotización del servicio

 

 

Pulse aquí para ir

a la web de Cotrafa

 

Cotrafa

 

Pulse aquí para ir

a la web de Sandiego

 

 Sandiego